Hoy, 21 de septiembre es el Día Mundial del Alzheimer, una enfermedad que cada vez afecta a más personas y que según los expertos en el año 2050 la cifra ascenderá a un total de 131.5 millones de personas diagnosticadas con este trastorno.

Con motivo de la celebración de este día, se realizan cantidad de actos en todo el mundo para solicitar más investigación, y concienciar y ayudar a prevenir esta enfermedad. Sin embargo, estas actividades ya no solo se reducen al 21 de septiembre, en el año 2012 la organización Alzheimer’s Disease International (ADI) decidió extender la conmemoración por todo el mes de septiembre, y así se consignó el Mes Mundial del Alzheimer.

En el ámbito nacional, la Confederación ha decidido promocionar este día tan importante con el siguiente lema: “Alzheimer ConCiencia Social”, lema elegido para focalizar las reivindicaciones y propuestas con motivo del Día Mundial del Alzheimer 2018.

Desde Centro Matices, consideramos que una de las grandes herramientas es la prevención y por ello, hoy queremos hablaros de la prevención para evitar la pérdida de memoria. El alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa progresiva e irreversible caracterizada por el deterioro cognitivo y los trastornos conductuales, una enfermedad muy dura que puede prevenirse y que además puede disminuir su dureza con mejores servicios y tratamientos tanto para pacientes como cuidadores.

La memoria puede ser fortalecida y desarrollada para protegerla de diversas afecciones, los expertos han manifestado que una estimulación eficaz de su ejercicio ayuda a prevenir su pérdida siendo incluso una excelente forma de evitar casos de alzheimer. Sin embargo, el ejercicio mental no siempre tiene un papel protagonista en los tratamientos preventivos o paliativos sino que van unidos a una serie de hábitos o rutinas que favorecen un mejor rendimiento de la memoria (alimentación, ejercicio físico, sueño…). De hecho, los mismos estudios que ponen el acento en el juego y en otras actividades de estimulación también coinciden en señalar que la actividad física diaria y una correcta alimentación son factores fundamentales sobre los que construir una salud cognitiva lo más fuerte posible.

Por todo esto, desde Centro Matices reivindicamos más prevención, más investigación, adecuada información a pacientes y cuidadores, nuevos servicios y tratamientos integrales que no se limiten únicamente a la medicación y que incluyan rehabilitación y terapia.

Maleni Sánchez Litrán

Psicopedagoga y Educadora Social. Nº colegiado 1275

Área de Orientación familiar. Centro Matices.